“Llega un tsunami, huyan, avisen a sus vecinos”, ha sido el mensaje con el que miles de personas se han visto sorprendidas en Japón con la sacudida de un nuevo terremoto.

Un fuerte terremoto ha sacudido la costa oeste de Japón la madrugada del 22 de noviembre a las 5:59 hora local y ha provocado un pequeño tsunami que ha hecho revivir la pesadilla de 2011 en Fukushima.

La fuerte sacudida ha podido sentirse en Tokio, la capital del país, y el epicentro se ha situado a 20 kilómetros de profundidad.

Tras el terremoto rápidamente se han activado todas las alarmas por tsunami avisando a los habitantes de la costa para que abandonaran sus casas y se dirigieran a zonas o edificios elevados.

Las autoridades preveían la posibilidad de que llegara un tsunami con olas de hasta 3 metros, pero posteriormente la alerta ha sido desactivada.

Desde un primer momento la alarma se ha centrado en las plantas nucleares del litoral entre las que se encuentra la famosa Fukushima que sufrió una grave sacudida en el tsunami de 2011.

5 horas de alerta pero sin consecuencias graves

La alarma por tsunami se ha mantenido durante casi 5 horas pero finalmente solo se han registrado pequeñas olas de hasta 90 centímetros que no han provocado daños importantes en la zona.

Como consecuencia del terremoto las autoridades se han visto obligadas a cancelar diferentes servicios de tren y varias aerolíneas han tenido que cancelar unos 20 vuelos.

Cabe recordar que pase a la frecuencia de terremotos en Japón el país se encuentra situado en el “Cinturón de Fuego” una de las zonas que sufre más terremotos en todo el mundo por lo que cuenta con infraestructuras preparadas para superar los temblores.

Sin embargo, en marzo de 2011 un fuerte terremoto de 9 grados en la escala Richter y el posterior tsunami con olas de hasta 40 metros de altura causó un gran desastre nuclear en Fukushima y acabó con la vida de 18.000 personas.

Dejar respuesta