Probablemente ya hayas escuchado hablar del concepto “awareness”, pero no sabes a lo que realmente significa. Todos tenemos una cierta capacidad para ver algo, y tener una idea de qué marca es. Pues el awareness se trata precisamente de eso, es un término que hace referencia a la capacidad que tenemos los consumidores para identificar los rasgos que caracterizan a una marca concreta.

Basta con un poco de sentido común para tener esta capacidad, no es precisamente un gran don. El awareness es muy útil, siempre y cuando se sepa aplicar bien. Cuando se trata de una entidad dedicada a la educación, es muy relevante en qué momento se encuentre esta, a la hora de aplicar el awareness.

Las entidades educativas quizás no sepan cómo darse a conocer

Las entidades educativas quizás dominen bastante sus técnicas para que sus alumnos aprendan, y no tengan tan claro cómo darse a conocer. Todas las escuelas de primaria saben si sus alumnos aprenden a leer mejor a través de canciones infantiles, o mediante la enseñanza tradicional. Y en cambio, no saben si es mejor invertir en awareness, o centrarse en la captación.

Una institución que se dedique al mundo de la educación, tiene que ver en el awareness una oportunidad de inversión en el negocio. En muchas entidades educativas se tiende a pensar que hay que centrarse en la acción y en la captación, y que todo aquello que esté por encima es desperdiciar el dinero. Se debe invertir en awareness en una etapa del recorrido de la entidad educativa que se encuentre en un término medio. Y ello, antes que nada, estudiando primero las posibilidades de éxito que esta estrategia puede suponerle.

Las instituciones dedicadas a la educación se han obsesionado demasiado con el tema de la captación, y esto es un error. Si comenzamos a invertir más en conocer la propia marca, estamos dando un paso al frente, al darnos cuenta de que la captación no es lo más importante. Antes que esto está la propia reputación de la empresa, su buena imagen. Si el fin es tan solo captar, estamos solo a medias en el verdadero objetivo, y vamos a perder muchas buenas oportunidades, así como a posibles clientes. Pensar a corto plazo y tener un mal enfoque a la hora de captar, son errores que nos harán perder muchas oportunidades.

Hay que tener claro cuál es la posición real en el mercado

Especialmente importante es tener claro en qué posición se encuentra la marca realmente. Una entidad educativa puede considerarse a sí misma más o menos conocida, y por ello no considerar necesario invertir en awareness. Y muchas veces ocurre que las empresas educativas no tienen una conciencia real acerca de su propia notoriedad, sobrevalorándose a sí mismas.

También hay que tener claro qué posición se ocupa frente al resto de entidades educativas. En España aproximadamente mil instituciones se dedican a la educación, esto hace muy obvio que la mayoría de ellas no son especialmente conocidas. El problema es que el desconocimiento, genera una cierta desconfianza siempre. Si se decide invertir en awareness, se va a notar en un incremento de las oportunidades de que se tenga una confianza en la marca. Tras esto, se puede pasar a trabajar la captación.

Para que una entidad educativa se decida finalmente a invertir en awareness, se le debería plantear como una posibilidad de jugar antes que el resto. Es una manera de adelantarse a la competencia. Cuanto antes se empiece a jugar frente al resto, más posibilidades se ganarán en el mercado.

Dejar respuesta